http://googleping.com Google+

martes, 24 de abril de 2018

"GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2": Las críticas del rincón



Los superhéroes más irreverentes y gamberros (con permiso de Deadpool) vuelven a surcar la galaxia para hacer de las suyas y salvarnos a todos, una vez más, de una gran amenaza. 

La película sigue la estela de su predecesora entrando en materia desde el principio, ya sin el lastre de toda primera parte, que tiene que entretenerse en la presentación de los personajes. Sigue explotando la fórmula que tan buenos resultados le dio la anterior entrega que, de momento, aún no está agotada y sigue funcionando al cien por cien. Hay quien la acusa de ser más de lo mismo, pero creo que precisamente eso es lo bueno. si cambiaran el estilo ya no estaríamos hablando de los Guardianes de la Galaxia.

Una vez más nos encontramos con una historia coral en la que cada personaje tiene su cuota de participación, si bien hay que decir que en esta ocasión son dos de los supuestos secundarios los que se llevan la película de calle: Drax y Bebé Groot, personaje este último que reconozco que me daba un poco de miedo por si pretendían explotar en exceso esa imagen más tierna y achuchable del personaje. Por suerte no ha sido así y el pequeñín es el protagonista de algunas de las escenas más divertidas del film.

El argumento no es demasiado complicado e intenta, a su manera y de forma bastante superficial, explorar las relaciones interpersonales como la amistad, el amor, los lazos familiares... cosa que consigue a base de tópicos y alguna que otra escena dramática que sirve como contrapunto a todo el tono gamberro y jocoso del film. Todo esto se agradece y sirve de alivio a otras secuencias tal vez un poco más exageradas de lo necesario en su vis cómica.

Visualmente nos encontramos ante un espectáculo de luz y de color, con un diseño de producción asombroso que debería, al menos, conseguir una nominación a los próximos Oscar. Ojito a la infinidad de guiños y referencias a la cultura pop de los años ochenta, comenzando por la música, una de las señas de identidad de la saga, continuando por el diseño de los paneles de las naves de los Soberanos y un largo etc.

Nota: 7/10


Crítica publicada originalmente en el diario online Comarcas Na Rede el 28 de mayo de 2017 en mi blog El Rincón del Cinéfago.

domingo, 22 de abril de 2018

"UN LUGAR TRANQUILO": Crítica de cine en pocas palabras



¿Conocéis ese refrán que dice que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey? Pues esa es la explicación más plausible que he encontrado para el tremendo éxito que Un lugar tranquilo ha tenido allende los mares y también está teniendo por estas latitudes.
Aquí en Galicia solemos decir que O que nunca tivo nada, e agora ten un porquiño, anda todo o día, currichiño, currichiño, lo que aplicado a esté caso concreto se traduce como que estamos tan faltos y deseosos de ver buen cine de terror que todo aquello que esté un poco por encima de la ingente cantidad de bodrios y producciones de serie B que nos invade los últimos tiempos, lo veneramos como si de ello dependiese la salvación de nuestras almas.

No se trata de que Un lugar tranquilo sea mala buena película, pero buena tampoco puedo decir que sea. Es aceptable, simple y llanamente. Tiene un inicio genial y su premisa es más que interesante, pero su desarrollo está lleno de lagunas que exigen demasiada complacencia por parte del espectador para aceptar las, demasiado a menudo, cuestionables decisiones de los personajes, las cosas que suceden sin motivo aparente y las situaciones poco verosímiles a pesar de encontrarnos ante una cinta de terror fantástico.

Aún así, la película cuenta con varios momentos brillantes y un final genial, aunque no es suficiente para poder decir que nos encontramos ante una gran cinta del género.

Ya fuera de lo que es la propia historia, en el apartado interpretativo nos encontramos con un reparto solvente en el que destaca la siempre impresionante Emily Blunt. Recordemos, además, que el actor protagonista, John Krasinski, también dirige el film.

A nivel técnico, la película destaca por su cuidada ambientación, un trabajo de fotografía magnífico y un grandísimo trabajo con el sonido, algo a destacar e una cinta en la que el silencio es casi un personaje en sí mismo.

Lo mejor: El principio y el final. La idea básica de la historia. Su tramo final es emocionante, lo mejor de la cinta. Emily Blunt. Su tratamiento del silencio.

Lo peor: Exige que el espectador pase por alto demasiadas cosas que no acaban de tener sentido, especialmente en lo que se refiere a las decisiones de los personajes. Su primera mitad me resultó demasiado lenta, esto no sería malo en sí mismo si no fuera porque dicha lentitud no ayuda a generar tensión.

La frase: "¿Quienes somos, si no podemos protegerlos?"

Nota: 6/10

jueves, 12 de abril de 2018

"THE FLORIDA PROJECT": Microcrítica


Añado una nueva muesca a la lista de películas que han maravillado al grueso del público y la crítica y que a mi me ha dejado a cuadros y que reafirma, aún más, que me estoy convirtiendo en un bicho raro.

Acostumbrados como estamos a ver películas sobre el sueño americano, finales felices e historias por el estilo, es interesante que de vez en cuando llegue alguna película que nos baje a la Tierra y nos cuente la otra realidad, la de la otra América.

Sin embargo, cuando la patente crítica social viene envuelta en una historia tan sumamente aburrida y con unos personajes tan terriblemente irritantes que estás deseando que les atropelle un autobús a todos desde el minuto uno, pues es difícil llegar a empatizar con dichos personajes y sus problemas por muy dramáticos y ordinarios que éstos sean.

Es lo que me ha pasado con The Florida Project, una historia de la que he captado su trasfondo y su mensaje a la perfección pero que me ha dejado frío por su molesta puesta en escena. 
¿Realista? Si, seguramente, pero me ha resultado insoportable y ha acabado con mi paciencia en menos de una hora. Es cierto que la película gana en su segunda mitad, pero llegados a ese punto ya había perdido mi interés por la historia de esas familias dejadas de la mano de Dios, al borde de la indigencia y que se ven forzadas a hacer lo inimaginable para sobrevivir. 
Y lo que más me ha interesado de la película no han sido las historias de esas familias, enfocadas desde la óptica de los niños, (lo que me ha parecido un golpe bajo en busca de la compasión fácil del espectador) sino la del resto de personajes que tienen que tratar con ellas, ayudarlas a sobrevivir o sufrir las consecuencias de sus artimañas para poder llegar al día siguiente con un plato en la mesa.

Gran papel de Willem Dafoe que, sin embargo, no me parece tan potente como para haberlo nominado al Oscar.

Nota: 4/10


jueves, 5 de abril de 2018

ESPECIAL SERIES: ¿TE ATREVES CON ESTOS MARATONES? (PARTE I)



No digo nada nuevo al comentar que desde hace ya casi un par de décadas estamos viviendo una época dorada para las series de televisión.

Al notable aumento de la calidad de las producciones (en líneas generales) también hay que sumar la enorme cantidad de oferta y la facilidad que nos proporciona Internet, el VOD (Video On Demand) y las plataformas de streaming, para poder ver las series cómo, cuándo y dónde se nos antoje. Atrás quedaron aquellas épocas en las que había que esperar una semana para poder disfrutar del siguiente capítulo de nuestra serie favorita. Ahora, plataformas como Netflix, HBO, Amazon Prime, etc. cuelgan de golpe temporadas enteras para que podamos pegarnos auténticos atracones y saciar nuestras inagotables ansias de devorar una serie para poder pasar cuanto antes a las siguientes.

Los motivos para tragarse varios capítulos seguidos invirtiendo en ello unas cuantas horas de nuestro tiempo suelen ser varios como, por ejemplo, ponernos al día cuanto antes con series de las que nos hemos quedado descolgados y de las que queremos evitar oir algún spoiler por accidente. También ponernos a ver una serie que ya ha acabado y que podemos ver del tirón sabiendo que ya tenemos un comienzo y un final y que no tendremos que pararnos para esperar por una siguiente temporada. O simplemente porque nos gusta tanto que somos incapaces de dejarlo a medias.

Pero no cualquiera se atreve a uno de estos auténticos Tour de Force que nos presentan esas series ya veteranas con varias decenas o cientos de capítulos a sus espaldas.

¿Os habréis preguntado alguna vez cuánto tiempo seguido tendríais que estas pegados al televisor para ver completas algunas series como Anatomía de Grey, Urgencias, C.S.I., Big Bang o Mad Men?

Pues yo si, y he  hecho el calculo para vosotros. Evidentemente no es completamente exacto ya que está hecho a partir de medias y a veces la duración de algunos capítulos varía unos minutos, pero es bastante aproximado. 
A continuación os cuento cuántas horas o días necesitáis pedir libres en el trabajo para poder pegaros un auténtico maratón con estás siete series ya finalizadas:


1. FRIENDS


La sitcom por excelencia duró 10 temporadas con un total de 236 capítulos de unos 20 minutos de duración. Eso implica que un maratón de Friends nos obligaría a estar frente al televisor unas 79 horas, lo que se traduce en algo más de 3 dias continuados de visionado ininterrumpido.

2. HOUSE


El iracundo Dr. House nos acompañó durante 8 temporadas, sumando 176 capítulos a razón de unos 42 minutos cada uno. Algo más de 123 horas, es decir, un poco más de 5 días seguidos podríamos estár disfrutando de sus aventuras sin parar.

3. URGENCIAS


Una de las pioneras series de médicos y también de las más longevas. 15 temporadas en antena con un total de 331 episodios. Casi 232 horas o casi 10 días entre bisturíes y amoríos en bata blanca.

4. MUJERES DESESPERADAS


Si os atrevéis a intentar solucionar todos los misterios que atesoraba Wisteria Lane en Mujeres Desesperadas, deberéis aguantar 8 temporadas, con 162 episodios de unos 42 minutos. 118 horas o 5 dias sin fin en compañía de Brie, Gabi y las demás.

5. BONES


La relación entre Brenan y Booth nos trajo de cabeza durante 12 temporadas y 186 capitulos desvelando los secretos que guardan los huesos de los muertos. Si quereis acompañarles del tirón sólo son unas 130 horas, unos 5 días y medio.

6. EL MENTALISTA


Otra de las series procedimentales más exitosas y duraderas de los últimos tiempos. Contó con 7 temporadas y 151 capítulos en los que Patrick Jane daba caza al asesino en serie John El Rojo sin prisa pero sin pausa. Así deberías ver la serie, durante casi 106 horas en unos 4 días y medio.

7. EXPEDIENTE X


Aunque la habíamos dado por finiquitada al final de su novena temporada, la rescataron hace un par de años para cerrar el circulo. Hace tan solo unos días que finalizó la que, esta vez parece que sí, será su última temporada. Era la temporada 11 y completaba un total de 217 capítulos. Durante 151 horas (algo más de 6 días) la verdad estará ahí fuera... si os atrevéis a buscarla, claro...


Hasta aquí esta primera entrega de este especial maratones. En unos días, la siguiente entrega.

martes, 3 de abril de 2018

"READY PLAYER ONE": Crítica de cine en pocas palabras



El pasado jueves se estrenaba en los cines de nuestro país la última película dirigida por Steven Spielberg, adaptación a la gran pantalla de la novela de Ernest Cline Ready Player One, de la que os hablé hace unos días. Desde entonces he estado leyendo alabanzas y más alabanzas hacia la nueva película de ciencia ficción del conocido como Rey Midas de Hollywood, que no tocaba el género de la ciencia ficción desde que lo hiciera en  2005 con La Guerra De Los Mundos.
Tras ver la película, no puedo menos que pensar que había tantas ganas de que el mastro volviera por sus fueros que, con cualquier cosita que nos ofreciera, nos habríamos quedado satisfechos. 
Cierto es que nos encontramos ante una buena película, pero no vayamos más allá. Esto no es E.T., ni Parque Jurásico, ni Encuentros en la tercera fase, ni siquiera La Guerra de los mundos. Es tanto o más espectacular que cualquiera de ellas, pero le falta espíritu. Le falta alma.

Como suele pasar con este tipo de películas, podemos analizarlas desde dos prespectivas diferentes: como film con identidad propia, independiente de la obra literaria que toma como punto de partida, o como adaptación propiamente dicha. 
En este caso concreto, el resultado de ambos análisis es muy dispar.

Por un lado, si pensamos en Ready Player One como obra independiente, nos encontramos ante una magnífica película de aventuras y ciencia ficción, con unos niveles de espectacularidad audiovisual muy altos y un ritmo narrativo frenético que hace que sus casi dos horas y media de metraje se pasen en un suspiro. Cine entretenimiento con mayúsculas que recuerda a las mejores obras de Spielberg en el campo de cine de evasión. Es verdad que los personajes no están demasiado desarrollados y que la historia es simplona, amén de meter con calzador la imprescindible moraleja que no puede faltar en una película del director de Parque Jurásico, pero eso da igual porque lo que se busca en está película es la distracción del espectador con otro tipo de artificios.

Al igual que la novela en la que se basa, Ready Player One fundamenta casi todo su interés en el factor nostalgia e invita al espectador a identificar los cientos de referencias que existen en cada plano a antiguas películas, videojuegos, series de televisión, grupos de música, etc. De hecho, uno de los grandes cambios de la película con respecto al libro, es que éste se centraba en rememorar los años 80 del Siglo XX y la película abarca un periodo bastante más amplio, en un lógico movimiento para captar a un número de espectadores mayor. Desde luego invita a verla más de una vez y nos hace pensar en la posibilidad de, en un futuro, poder verla en el reproductor de casa para poder ir dándole a la pausa cada treinta segundos para no perdernos ningún detalle.

En cuanto a las interpretaciones, aunque creo que el casting no ha sido el más adecuado, todos los actores cumplen con lo que se espera de ellos, pero no ofrecen nada destacable. Aunque también hay que tener en cuenta que el 80% de lo que veremos en pantalla está todo generado por ordenador, actores incluidos.

Pero si analizamos la película en cuanto a adaptación de una obra escrita, todo se viene abajo. Cualquier parecido con el libro es pura coincidencia y si exceptuamos tres o cuatro elementos clave que se mantienen de la historia original, todo lo demás es completamente diferente y casi podríamos decir que nos están contando dos historias completamente distintas. Como adaptación, Ready Player One, es un auténtico desastre y no hay por dónde cogerla. 
Cercena desde el minuto uno gran parte del espiritu del libro y transcurre por derroteros completamente diferentes. Una vergüeza. Desde luego, si os habéis leído el libro, os pasaréis dos horas resoplando de increducidad por semejante atentado.

Una vez más, al gual que me ha pasado con otras adaptaciones, no puedo entender cómo puede diferir tanto la película del libro si tenemos en cuenta que el autor del mismo es co-responsable de la escritura del guión. Ya sabemos que es imposible condensar un libro entero en una cinta de poco más de dos horas y que, a veces, el propio lenguaje cinematográfico exige ciertos cambios en aras de crear un producto más espectacular o vendible. Pero esto no, señor Cline, esto no. Ha acabado de destrozar una obra que ya de por si era bastante endeble.

En resumen, que disfrutaréis más de la película los que no hayáis leído el libro, pero los que sí también pasaréis un buen rato, aunque de diferente forma.

Lo mejor: Todo el apartado audiovisual. Su ritmo frenético. Intentar encontrar todas las referencias que vemos en pantalla y que escuchamos por los altavoces.

Lo peor: La historia es ramplona y los personajes son tan planos que nos da absolutamente igual lo que les pasa. Nada que ver con el libro desde el minuto uno. Cambian las pruebas, cambian los personajes, cambian la forma en que interactúan entre ellos, las referencias no se limitan a los años ochenta... demasiados cambios para tratarse de una adaptación.

La frase: "La gente entra en Oasis por todo lo que pueden hacer, pero se quedan por todo lo que pueden ser"

Nota: 7/10