http://googleping.com Google+

lunes, 20 de noviembre de 2017

"LIGA DE LA JUSTICIA": Crítica de cine en pocas palabras



Aviso a navegantes. Estoy de hoy no va a ser corto precisamente... ;)

Ya está aqui la que, posiblemente, haya sido la película más esperada de los últimos tiempos (con permiso del Episodio VII de Star Wars). Tras las malas críticas generalizadas para Escuadrón Suicida, la gran división de opiniones con respecto a El Hombre de Acero y Batman V Superman y la fantástica acogida de Wonder Woman, las expectativas estaban por las nubes para ver la primera gran reunión de los superhéroes de DC, y eso aún a pesar de todos los contratiempos que la película se ha ido encontrando a lo largo de su desarrollo.

Personalmente soy un gran defensor de El Hombre de Acero y Batman V Superman (en su versión extendida, eso si) aunque sé reconocer sus defectos. Tampoco creo que Escuadrón Suicida sea tan mala como la quieren poner. Por ello me alegra enormemente poder decir que Liga de la Justicia no me ha decepcionado en absoluto y ha cumplido con creces mis expectativas en líneas generales. Me ha parecido muy entretenida, espectacular y la he disfrutado mucho.

Está claro que Liga de la Justicia no es la panacea de la perfección cinematográfica, especialmente en su primer tramo, pero es indudable que resulta un producto ameno y que cumple perfectamente con lo que se puede esperar de una buena película del género de superhéroes. 
Quizás uno de sus mayores handicaps sea su torpe montaje, especialmente en su primera parte, que podríamos justificar tal vez por los problemas de cambio de director, las escenas vueltas a rodar por Joss Whedon o la diferente visión que este pudiera tener de la película respecto a la de Zack Snyder, si no fuera porque ya en Batman V Superman tuvimos ese mismo problema en su versión para el cine. Las escenas de presentación de los personajes nuevos, así como las que nos ponen al día de lo sucedido desde los hechos acontecidos en Batman V Superman, aunque emocionantes e interesantes en cuanto a contenido, parecen secuencias aisladas con nexos nulos entre ellas, que hacen que la película sufra de una tremenda falta de continuidad narrativa y resulte caótica y poco atractiva. Por suerte, a medida que avanza la trama, este efecto se diluye y el resto de la película transcurre con bastante normalidad.

Siguiendo con los aspectos técnicos, hay que decir que la fotografía es genial, con planos que calcan a la perfección muchas viñetas de los cómics y que juegan con maestria con las luces y las sombras y con diferentes tonalidades de color teniendo muy en cuenta los tonos representativos de los protagonistas. Los efectos visuales son espectaculares y de muy alto nivel a pesar de que, inevitablemente, en algunas secuencias el exceso de uso de CGI se note demasiado. De todas formas, nada fuera de lo normal hoy día. En cuanto al sonido, también está a muy buen nivel, aunque en algunas escenas el montaje de sonido (al menos en la versión doblada) no está muy bien acabado y apenas se distiguen los diálogos debido al excesivo sonido de fondo. Por suerte, esto sucede muy puntualmente.
Por último, la banda sonora es una nueva maravilla de Danny Elfman. Impagables los dos momentos de la película en los que hace un guiño a los fans recuperando melodías por todos conocidos de películas antiguas y las incrusta de forma tan sutil como elegante. Una gozada que te pone los pelos de punta.

La historia y el tono general de la película se ha suavizado (como dicen algunos, Whedon la ha Marvelizado), resultando menos enrevesada que su predecesora y más divertida en términos humorísticos, lo cual se agradece bastante. Se ha utilizado al personaje de Flash como elemento cómico del grupo, seguido muy de cerca en esa labor por Aquaman. El dúo formado por Batman y Wonder Woman sigue funcionando a las mil maravillas  y destilan mucha química, y ambos actores bordan sus papeles aunque, una vez más, Gal Gadot y su Diana Prince vuelven a ser el alma y corazón de la película y se lleva de calle cualquier escena en la que aparezca. Desde luego, la israelí, ha sido uno de los grandes aciertos de Warner y DC. En un segundo plano queda Ray Fisher dando vida a Cyborg, quizás el personaje menos agradecido del film por su excesiva seriedad y que su personaje esté creado casi en su totalidad por ordenador. Aún así cuenta con buenas escenas. Por último nos queda Superman, que es un torbellino e inunda la pantalla cada vez que aparece. Lástima que aparece muy poco y nos deja con ganas de más. Esperemos que la secuela de El Hombre de Acero no tarde en llegar, aunque de momento no hay demasiadas noticias al respecto.

Los secundarios son casi testimoniales aunque la retaíla de nombres que nos encontramos son un auténtico lujo una vez más: Amy Adams, J.K. Simmons, Connie Nielsen, Diane Lane, Amber Heard, Joe Morton o Jeremy Irons, que es es que tiene más peso en la película.
El villano, pues da el pego aunque tampoco es nada destacable. Algo habitual en el cine de este tipo salvo raras excepciones. Completamente creado por medios digitales, Steppenwolf, cumple como dolor de cabeza para el super grupo pero también es una de las partes más flojas del guión provocando un buen número de incógnitas.

Aunque no es habitual en todas las películas de DC, en esta ocasión tendremos, no una sino dos, escenas post-créditos. Una de ellas con verdadero interés para lo que puede ser la próxima película bien sea de Liga de la Justicia, bien de El Hombre de Acero.

La película me ha gustado mucho, pero también es cierto que me ha dejado muchas dudas, no tanto en relación al film en sí mismo (que también), sino a todo lo que ha rodeado a su producción.
Muchas de las escenas que fuimos viendo en los tráilers y premieres se han eliminado y, aunque ya hace un tiempo que Warner aseguró que no habrá edición extendida de la película para el mercado doméstico, yo espero que reculen porque me he quedado con ganas de ver más, mucho más. O, tal vez en vez de una versión extendida, puede que resultara más interesante ver un "Montaje del Director" con la película montada en su totalidad por Zack Snyder, con su idea inicial y las escenas que rodó él y que luego Whedon volvió a rodar a su manera. Algo similar a lo que se hizo con Superman II o con El Exorcista IV. Será dificil ya que, según las malas lenguas, Snyder ha caído en desgracia para Warner y están deseando deshacerse de él.
Sea como sea, que me den más de esto y que sea cuanto antes. Yo compro.

Lo mejor: La química entre los personajes. Una vez más, Gal Gadot y su Wonder Woman. La inclusión de los toques humor de forma bastante natural, que nos proporciona alguno de los grandes momentos de la película. Las escenas de acción son espectaculares.

Lo peor: El villano tiene poco carisma. La escasa participación de Superman. Que no dure más. El sonido, en algunos momentos, impide escuchar con claridad los diálogos.

Nota: 7,5/10

La frase: "¿Sangras?"

jueves, 16 de noviembre de 2017

"THOR: RAGNAROK": Crítica de cine en pocas palabras



El Dios del Trueno está de vuelta. Y como empieza a ser costumbre en las películas de Marvel que no son de orígenes, no viene solo. Se ha traído con él a Hulk, Loki, el Doctor Strange y algún que otro personaje más. La linea que separa las sagas individuales de cada héroe de la saga conjunta de Los Vengadores es cada vez más difusa.

Thor: Ragnarok, la tercera entrega de la saga particular de Thor ha supuesto toda una revolución, en lo que a estilo se refiere, dentro de las sagas individuales de los héroes que conforman el grupo de Los Vengadores. Esta entrega abandona ese tono más serio que tienen las sagas de El Capitán América o Iron Man, así como las propias entregas previas de Thor, y toma un camino más orientado hacia la comedia tipo Guardianes de la Galaxia o Deadpool. Mucho humor (a veces demasiado) para aderezar un film que es de principio a fin un auténtico espectáculo de luz y de color. Muchos efectos especiales, mucha acción, una selección musical inmejorable... vamos, que lo tiene todo para triunfar.

De hecho, hay quien opina que estamos ante la mejor entrega de la trilogía de Thor, aunque yo respetuosamente discrepo. Acepto que es, sin duda, la más divertida de las tres y, posiblemente, también la más espectacular. Sin embargo, la trama me ha parecido simplona y el guión flojito, abusando quizás de ese humor exagerado que recurre a situaciones muchas veces absurdas o ridículas que hacen que no nos tomemos demasiado en serio lo que estamos viendo.

A todo esto contribuye en gran medida la nueva visión que tenemos de Hulk, que tras algún tiempo en paradero desconocido ahora es capaz de hablar de forma más o menos coherente y de mantenerse calmado y controlado sin necesidad de que Banner aparezca, con lo que lo veremos interactuar con los demás personajes en su forma de color verde, más allá de los golpes y gruñidos a los que estamos acostumbrados.
Es, desde luego, sin ser una película sobre Hulk, el film en el que más le vemos y en el que más se desarrolla el personaje. Marvel sigue dando la callada por respuesta, pero ¿veremos en un futuro no muy lejano una nueva película de Hulk individual?

En cuanto al resto de personajes, pues he de decir que nos encontramos de todo, desde unos aceptables Tessa Thompson y Karl Urban, pasando por unos geniales (aunque aquí llevados un poco al histrionismo) Cate Blanchet, Anthony Hopkins y Jeff Goldblund y las buenas apariciones, aunque casi testimoniales de Idris ElbaBenedict Cumberbatch. De este último, cabe decir que su aparición me resultó un tanto innecesaria para el desarrollo de la historia y da un poco la sensación de que han metido sus escenas, de modo bastante forzado, simplemente para dar continuidad al la linea narrativa con las demás películas, pasadas y futuras.

Para darle de comer aparte es ese nuevo personaje llamado Korg, al que pone voz el propio director Taika Waititi y al que, desde aquí quiero calificar desde ya como el Jar-Jar Binks del universo Marvel. ¡¡¡Qué ganas de que le rebanen el pescuezo cada vez que abre la boca!!! Sin dudarlo, para mi es lo peor de la película.

Lo mejor: El lavado de cara que le han dado a la saga con este cambio de estilo. El humor. Los efectos visuales y de sonido. La banda sonora.

Lo peor: El tipo de humor es, por momentos, algo pueril y casi ridiculo. Korg.

Nota: 7/10

La frase: "La última vez que te vi intentabas matar a todo el mundo. ¿A qué te dedicas ahora?"

viernes, 10 de noviembre de 2017

CREADO PARA LOS FANS: Artículo de opinión



He venido notando, de un tiempo a esta parte, que una nueva corriente de pensamiento está cogiendo cada vez más fuerza entre los aficionados al cine y a las series de televisión (no descarto que afecte también a otros ámbitos, los cuales desconozco) y que me produce cierta inquietud porque lo veo completamente carente de sentido y, por más que lo intento no logro descubrir si son opiniones reales y fundadas o si se trata de simple postureo intelectualoide (eso que se ha puesto tan de moda los últimos años gracias, sobre todo, a las redes sociales y a determinados programas de televisión).

Me refiero a utilizar en críticas, reseñas o en simples comentarios sobre películas o series la frase "Está creada para los fans" o "les da a los fans lo que buscan" en un sentido negativo e, incluso muchas veces, peyorativo. Como si hacer una película o serie pensando en los fans fuese algo sucio y deplorable.

Como decía, es algo que me llevo encontrando desde hace algún tiempo. Y no penséis que me estoy refiriendo solo a comentarios en las redes sociales de simples aficionados, o en blogs de cinéfilos como este que escribe, sino que también me lo he encontrado en publicaciones de esas que entendemos como serias y en las que se supone que los que escriben tienen cierto sentido crítico y conocimientos de las materias que tratan.

Pero ha sido con el estreno de la segunda temporada de Stranger Things y con los primeros pases para prensa especializada de La Liga de la Justicia cuando este tipo de comentarios se han incrementado exponencialmente. También he leído alguno sobre Thor: Ragnarok, acusándola de que su ambiente ochentero se ha usado para explotar la moda vintage que se ha instaurado a nivel general en los últimos tiempos. Es más, ya he visto en algún sitio que hay un término en inglés para designar este fenómeno. Lo llaman "fanservice" y empezó a usarse en el ámbito del manga y el anime.


Y entonces es cuando me pongo a darle vueltas y soy incapaz de ver dónde está lo malo de darle al cliente lo que quiere, qué hay tan despreciable en darle al público lo que quiere ver. ¿No se trata precisamente de eso? ¿No nos quejamos cuando nos venden algo envuelto de forma engañosa para confundirnos? ¿No salimos de los cines echando pestes cuando vamos a ver un film que en su tráiler parecía alucinante y luego resulta ser un truño del quince? ¿Cuántas veces hemos salidos de una sala hechos una furia porque nos habían vendido que íbamos a ver la mejor película de terror del año y nos encontramos con que es más terrorífico ver cinco minutos del Sálvame?

No sé, llamadme loco si queréis, pero a mi me gusta que me den lo que espero, sobre todo si estoy pagando. Es como si siendo madridista me voy al Bernabéu a ver un Real Madrid - Barcelona y Zidane le dice a los suyos "¡Eh, chicos! Hoy vamos a ser originales y en vez de darle al público un buen partido y una victoria, vamos a dejar que nos metan siete, para no darles lo que esperan de nosotros". Lo sé, puede ser un ejemplo estúpido, pero es lo que se me ha ocurrido en este momento. O trasladado al mundo del cine es como a los productores de A todo Gas 9 se les da por "sorprender" a los fans y en vez de hacer una película sobre carreras de coches la hacen sobre carreras de galgos. En fin, creo que me he hecho entender.



Y pienso yo, inocente de mi, que es precisamente a los fans a los que más hay que cuidar y a los que hay que tener contentos, pues son los que sabes que sí o sí se van a dejar los cuartos en ver tu película, leer tu libro o escuchar tus canciones. El resto del público es voluble y puedes convencerlos o no, pero los fans son los que no fallan y ellos deberían ser el mercado más importante de determinados creadores de contenidos. ¿Es eso acomodarse? Puede, pero no olvidemos que, nos guste o no, al fin y al cabo todo es negocio y quien manda es don dinero. Además, acomodarse no tiene por qué ser malo.

¿Qué pensarían los fans de la saga Sharknado si en la proxima entrega invierten un presupuesto de 300 millones, con efectos especiales de última generación y un guión y unas interpretaciones de Oscar? 
Yo os lo digo: se llevarían una decepción enorme.

¿Y qué pensáis vosotros? Os agradeceré enormemente que vayáis dejando por aquí vuestras opiniones.

lunes, 6 de noviembre de 2017

"DC's LEGENDS OF TOMORROW": Repaso a la segunda temporada



Este año voy un poco atrasadito con los repasos a las temporadas de series que analizo cada año, aunque espero ponerme al día en un par de semanas. 
Así que, tras analizar las pasadas temporadas de Supergirl y The Flash, hoy le toca el turno a la segunda de DC's Legends of Tomorrow, la serie que nació como spin-of de Arrow y The Flash y que ya ha comenzado la emisión de su tercera temporada.

Esta segunda temporada ha resultado aún más disparatada y loca que la anterior, terminando por confirmar a la serie como la más divertida dentro del Arrowverso. Desde luego no es la mejor, pero sí la que más risas nos arranca. Y todo ello parte de que es una serie que en ningún momento pretender ser lo que no es ni quiere tomarse demasiado en serio a sí misma. 


Sin pretensiones. Sin rigor histórico. Con personajes que mueren pero resucitan. Con alteraciones de la realidad que crean una infinidad de lineas temporales paralelas que, llegado cierto punto, es casi imposible de seguir y dejamos de saber dónde están, qué han hecho o qué han alterado nuestros protagonistas.

Da igual, lo divertido es verlos echarse pullas y pelearse entre ellos sin dejar de estar unidos y luchar juntos por las mismas causas. Lo divertido es verlos vagar por diversas épocas históricas, desde el paleolítico al futuro, pasando por la II Guerra Mundial o la Edad Media, colándose en la corte del Rey Arturo o en la NASA durante la carrera espacial en los setenta. Incluso les hemos visto perdidos en el rodaje de alguna película mítica.

Con el Capitán Rip Hunter desaparecido, el liderazgo del grupo y el rol de Capitán de la Waveraider, recae sobre la díscola Sara Lance, también conocida como White Canary, lo que creará no pocos conflictos al inicio de la temporada.

Pudimos en esta temporada, además, conocer a los miembros de la Sociedad de la Justicia de América y algunos de sus miembros se incorporaron como personajes regulares en la serie en sustitución de otros que la abandonaron.


Y con todo, el mejor momento de la temporada, al igual que sucedió con todas las series que forman el Arrowverso, fue el mega-crossover entre las cuatro series del que ya he hablado en varias ocasiones y que muy pronto volveremos a ver.

Además, para nuestro regocijo, han sido constantes la idas y venidas de personajes de las otras series del Arrowverso y guiños a lo que pasa en ellas.

En resumen, la serie sigue manteniendo ese halo de producción de serie B pero que engancha y nos mantiene entretenidos sirviendo como un perfecto vehículo de distracción y como complemento a las otras series.


sábado, 4 de noviembre de 2017

"KINGSMAN: EL CÍRCULO DORADO": Microcrítica


Kingsman: El Círculo Dorado es un film que sirve a la perfección para definir lo que es el cine de entretenimiento puro y duro, sin más pretensiones ni artificios, pero con estilo. Con mucho estilo.

Como ya hiciera su primera parte, Kingsman: El Círculo Dorado sorprende por su descaro y su gran despliegue de medios, tanto técnicos como artísticos. Contamos con un reparto de lujo al que, además de caras conocidas de la primera entrega como Taron Egerton o Colin Firth, se han unido artistan tan apetecibles y carismáticos como Halle Berry, Jeff Bridges, Emily Watson, Julianne Moore o Channing Tatum por citar solo a algunos.

En cuanto a efectos visuales y de sonido, la cinta resulta espectacular en todo momento además de contar con una cuidada dirección artistica en la que cada escenario o localización son dignos de elogio. Al igual que sucedía en Kingsman Servicio Secreto, nos encontramos con un gran trabajo de fotografía con planos vertiginos y movimientos de cámara imposibles sin que con ello perdamos detalle de todo lo que pasa en pantalla.

Si nos vamos al guión y la trama, pues encontraremos lo esperado en una cinta de espías que resulta casi una parodia del género. Mucha acción, mucho humor, artefactos imposibles, explosiones por doquier... lo habitual, vamos. 

Resumiendo, al igual que la primera parte, Kingman: El Círculo Dorado es una gran opción para pasar un par de horas muy divertidas y que se pasan volando.

Nota: 7/10

miércoles, 1 de noviembre de 2017

"KINGSMAN: SERVICIO SECRETO": Las críticas de la claqueta



Cuando hablamos de cine de espías lo primero que se nos viene a la cabeza es el eterno James Bond o el más moderno Jason Bourne, ambas, sagas imprescindibles para cualquier cinéfilo que disfrute de un buen film de espionaje. Tanto una como la otra tratan el tema desde un punto de vista serio, no falto de cierto componente de fantasía y algo de humor, pero serio al fin y al cabo.


Kingsman: Servicio Secreto es una película de espías diferente, con un enfoque mucho más gamberro y humorístico sin llegar al extremo de la parodia ni el ridículo, aunque en alguna secuencia concreta se le aproxime peligrosamente. Aún así bastan unos minutos de visionado para darse cuenta enseguida de qué fuentes bebe y se nutre la película que, evidentemente no son otras que las sagas mencionadas anteriormente y otras cintas del género como Misión Imposible. También hay bastante influencia del cine de Tarantino, especialmente en su forma de mostrar las secuencias de ación.



La película cuenta con un grupo de interpretes de lujo entre los que se encuentran actores como Colin Firth, Samuel L. Jackson, Mark Strong, Michael Caine o Mark Hamill. Todos ellos acompañan al joven protagonista Taron Egerton completando un reparto pensado para atraer a todo tipo de público.



La trama es interesante, algo alocada por momentos, pero bien montada para no dar un respiro al espectador. Los personajes están bastante bien construidos y las secuencias de acción, aunque algo exageradas, están muy bien coreografiadas y rodadas. Desde luego, da gusto hoy en día encontrarse con escenas de lucha en las que se ve con bastante claridad lo que está pasando y no se limitan a mostrar colores borrosos moviendose sin sentido por la pantalla.

El guión es muy divertido y da alguna sorpresa que otra, lo cual es de agradecer, aunque la historia en general sea bastante predecible. También me ha parecido un acierto que el director no se centrara demasiado en la parte que atañe al reclutamiento y entrenamiento de los jovenes agentes, algo que ya está demasiado trillado.

En fin, que si queréis pasar un rato divertido sin tener que darle demasiado al coco, Kingsman: Servicio Secreto es vuestra película.

Nota: 7,5/10

Publicada originalmente el 18 de marzo de 2015 en mi blog La Claqueta Metálica, incluido en el diario online Actualidad Almanzora

lunes, 30 de octubre de 2017

"STANGER THINGS": Repaso a la segunda temporada



Hace poco más de un año, Netflix, la famosa plataforma de cine y televisión en streaming, se desmarcaba con una serie que hizo las delicias de todo el mundo destapándose como una de las series del año y convirtiéndose instantáneamente en una serie de culto y referencia para todos: Stranger Things. Una serie que tomaba como arma principal su continua apelación a la nostalgia y fascinación que vive el mundo actual por los años ochenta del siglo pasado. Pero lejos de estancarse ahí, también contaba con una historia magnífica plasmada en un guión muy cuidado y con mucha atención a los detalles.

Ahora, para su segunda temporada, la gran cuestión era si sus creadores, los hermanos Duffer, serían capaces de mantener ese nivel tan alto y responder solventemente a las espectativas creadas con la primera entrega. Así que, la gran pregunta es: ¿lo han conseguido?

Pues si. Pero no del todo. Me explico:
La serie sigue la misma línea de la anterior, algo que en líneas generales es de agradecer, pero claro, también es un arma de doble filo porque se ha perdido gran parte del elemento sorpresa que era una de sus grandes bazas. En cuanto al factor nostalgia del que antes hablaba, la serie mantiene una ambientación de lujo, en la que seguiremos contando con continuas referencias al cine y televisión de la época, así como a los inicios de los videojuegos y la era de la informática doméstica, todo aderezado con una estética muy particular perfectamente acompañada por una banda sonora que nos transporta sin dificultad a 1984, año en el transcurre la acción. El capítlo dos es todo un homenaje a Los Cazafantasmas.
También mantiene la particular, y ya inconfundible, ambientación del Mundo del Revés, que sigue siendo igual de tétrica, opresiva y asfixiante. Otro de los grandes aciertos de la serie.



Los actores han crecido, y no me refiero solamente a la edad y estatura. Algunos como Millie Bobby-Brown son ya auténticas estrellas mediáticas, y otros como Finn Wolfhard ya han dado sus primeros pasos en el cine (IT). En esta temporada se les notan más tablas y eso siempre ayuda. Tampoco desentonan las nuevas incorporaciones, ni los adultos ni los más jóvenes e incluso Winona Ryder ha dado un paso adelante y me ha gustado más en esta ocasión.

Hasta aqui todo perfecto, sin embargo hay determinados elementos que me hacen pensar que, aunque la serie sigue siendo fantástica y engancha de principio a fin, en esta temporada ha bajado un punto o punto y medio por debajo de la primera entrega. Y os hablo de ellos a continuación.

La primera temporada contaba con solo ocho capítulos y esto fue considerado por una gran mayoría como uno de los grandes aciertos de la serie. Si bien es cierto que, al final, te quedabas con ganas de más, su corta duración hacía que la serie fuese al grano y que las subtramas fueran escasas y todas con mucho peso en la historia principal.
En esta segunda entrega, la temporada se ha ampliado un capitulo más hasta un total de nueve episodios, lo que sería un acierto si no fuera porque, al menos a mi (y por lo que he ido leyendo a lo largo del día, no solo a mi) me ha sobrado un capítulo. Un capítulo que está ahí metido con calzador con una subtrama completamente forzada y que corta drásticamente el ritmo de la serie. Si como yo estás viendo varios capítulos de un tirón, el capítulo siete te corta el rollo completamente. Innecesario. Incluso aunque sea una historia que pueda tener su importancia en futuras temporadas, la forma de incrustarla ahí ha resultado, como poco, una decisión bastante cuestionable.


Esto me lleva a hablar de otra de las cosas que hacen que esta temporada no esté a la altura de la anterior: las subtramas. En esta ocasión no son especialmente interesantes y para lo único que sirven es para desviar la atención de lo verdaderamente importante de la serie. (Y alguna para contentar a algun sector fan) Aquí no critico que se hayan incluído, pues no me han disgustado. Simplemente no las encuentro tan importantes o necesarias como cabría esperar.

Por último el otro gran error, quizás el más grave y palpable, es que aunque la trama central resulta muy interesante y absorbente, su desarrollo implica que los chavales, verdaderos protagonistas de la historia, se pasen gran parte del tiempo actuando por separado, lo que hace que la química entre ellos que transmitía ese punto de ternura, sentimiento de amistad y compañerismo de grandes aventuras quede muy desdibujado y se eche mucho de menos.

Por último no quiero dejar de mencionar que, igual que sucedía con la primera entrega, el doblaje al español de los personajes adolescentes es una auténtica tortura para los oídos. Está claro que, a estas alturas ya es algo de dificil solución porque tienen que mantener la continuidad, pero algunos casos son sangrantes.

En fin, son detalles que no enturbian el sentimiento de que seguimos estando ante una gran serie y que nos deja un año más con los dientes largos y esperando como agua de mayo la tercera temporada que, según dicen, debería comenzar a rodarse en enero de 2018 para estrenarse hacia el verano de 2019.
¿Aguantaremos tanto tiempo?


jueves, 26 de octubre de 2017

"LA LLAMADA": Crítica de cine en pocas palabras



Fui a ver La Llamada aprovechando La Fiesta del Cine y sin saber prácticamente nada de ella. Sabía que tenía algo de musical y que en el póster salían monjas. Nada más. Ni que era una adaptación de un musical que llevaba ya varios años sobre los escenarios, ni que su elenco, tanto en la parcela interpretativa como en la de dirección, eran exactamente el mismo que el del musical original. 
Así que, información cero y expectativas cero.

Y qué bien me salió la jugada, porque hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien viendo una comedia en una sala de cine. Me he reído a gusto y he disfrutado como un enano con esta historia sencilla pero llena de matices que, aunque no es un musical en todo regla, sí que cuenta con esa magia y atractivo de los musicales clásicos añadiendo sus toques de humor y buenrrollismo. Además es un tipo de cine poco habitual en las producciones patrias. Si exceptuamos el caso de la fantástica El otro lado de la cama y su secuela creo que el cine musical en España brilla por su ausencia.

Aún sin saber que la película es una adaptación de una obra teatral, en seguida nos daremos cuenta por la escasez tanto de personajes como de escenarios, aunque en ambos casos, lo que tenemos es más que suficiente para contarnos esta divertida historia.

La premisa de que a una adolescente que lo flipa con el reggeton y el electro-latino se le empiece a aparecer Dios cantando canciones de Whitney Houston tiene mucha chicha y engancha desde el principio. Además, el brusco contraste entre las personalidades de las dos jóvenes protagonistas,  en contraposición a la monja interpretada por Belén Cuesta queda muy bien en pantalla y da mucho juego, así como el contraste de esta con la monja interpretada por Gracia Olayo. Todas las interpretaciones son magníficas y me han dejado muy buen sabor de boca.

Casi toda la música está compuesta por Leiva, aunque también encontraremos temas de Presuntos Implicados, las versiones de los temas de Whitney Houston, y alguna de otro artista y temas reggeton que, por suerte, son pocos. En general es bastante pegadiza y nos hará salir de la sala más que satisfechos y, en mi caso, con muchas ganas de volver a verla. 

Por cierto, para disfrutar más la película, mejor que no veáis el trailer. Queda dicho.

Lo mejor: Las interpretaciones. La música. La llamada al Vaticano. El mensaje y sus múltiples matices.

Lo peor: A pesar de considerarla un musical, me han parecido pocos los números musicales, sobre todos porque varios de ellos se desarrollan en el mismo escenario y con el mismo protagonista, además de que la mitad o más son temas de Whitney Houston. Un poco más de variedad hubiese estado bien.

Nota: 7/10

La frase: "Esto es más grande que lo de Fátima. Esto es mayor que lo de Lourdes."

martes, 24 de octubre de 2017

"ANNABELLE: CREATION": Crítica de cine en pocas palabras



Hace ya tiempo que el manido dicho cinematográfico de que "Segundas partes nunca fueron buenas" ha dejado de ser aplicable como norma para pasar a convertirse en una excepción a la misma. Está claro que, en gran parte, esto se debe a que nos encontramos en un momento en el que muchas películas ya no se planean como entes individuales a los que, en caso de éxito, se les intenta sacar partido en forma de improvisadas secuelas. Ahora los estudios planean trilogías o tetralogías desde un principio, lo que hace que, la mayoría de las veces, la primera entrega no sea la mejor y sirva más de introducción que otra cosa.

En realidad desconozco si este es el caso de Annabelle: Creation, precuela de Annabelle y que viene a expandir un poco más ese universo de los Expedientes Warren (The Conjuring y El caso Enfield) creado por James Wan y al que, además de estos dos spin-of sobre la diabólica muñeca, se le unirá en breve La monja, a la que se le hace un guiño en un momento de Annabelle: Creation. Esto empieza a parecerse al Universo Cinematográfico de Marvel con todas las películas conectadas entre sí.

Pero volvamos a lo que nos ocupa, Annabelle: Creation es uno de esos casos en los que, una precuela supera con creces a su predecesora, lo que no implica que sea un peliculón ni mucho menos, solo digo que es mejor que la primera. Al menos resulta más entretenida. Algo que también pasaba en la duología de Ouija y Ouija: El origen del mal, dónde la segunda, precuela de la primera, resultaba de una factura bastante mejor que la original.

Siguiendo con este pequeño juego de conexiones, os comento que una de las cosas que más me ha gustado de Annabelle: Creation ha sido una de sus protagonistas, Lulu Wilson que, curiosamente, era también lo más destacado de Ouija: El origen del mal. La chiquilla parece estar haciendo un master en terror ya desde niña, pues además de estas dos películas también aparecía en Líbranos del mal y está preparando una serie sobre una casa encantada: The Haunting of Hill House. 
No le anda a la zaga en cuanto al nivel interpretativo su compañera de reparto, Talitha Bateman, que hace doblete en cartelera ya que también podemos verla en Geostorm.

La propuesta de la película no tiene nada de original al igual que la forma de plasmarla. Los recursos habituales en el cine de terror de calidad media-baja, un reparto solvente pero sin nada que destaque y una fotografía y montajes planeados para confundir al espectador con sombras, siluetas borrosas y subidones de volumen para que nadie se duerma. Todo en ella es previsible y nada hay que pueda inquietarnos en ningún momento, así como una resolución torpe y facilona aunque, eso si, perfectamente enlazada con el inicio de la primera película para dotar al conjunto de una perfecta continuidad.

Nada nuevo bajo el sol. Pero, como decía antes, entretenida que es lo que esperaba de ella y que es algo que no tenía la primera entrega.

Lo mejor: Entretiene y cuenta con un par de escenas interesantes. La forma de enlazar la historia con la de la primera película. Las dos actrices más jóvenes.

Lo peor: No aporta absolutamente nada al género. Es tremendamente predecible.

Nota: 5,5/10

La frase: "Perdóname Padre, porque voy a pecar"


Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt5140878

viernes, 20 de octubre de 2017

"EL MUÑECO DE NIEVE": Microcrítica


Nos encontramos ante un thriler de investigación con asesino en serie al uso. El Muñeco de Nieve es un film de factura más o menos correcta, sobrio, que poco más tiene que ofrecer que un buen reparto y unas localizaciones preciosistas y espectaculares potenciadas por un buen trabajo de fotografía.
Más allá de eso nos encontramos con una película que poco o nada tiene que aportar al género al que pertenece y que se olvidará con facilidad. 

La historia cae en todos los tópicos de este tipo de cine sin excepción y, salvo algún detalle inesperado, la trama es simple y con poco recorrido. Además hay situaciones que suceden sin razón aparente y los protagonistas llegan a determinadas conclusiones como por arte de magia, sin ninguna explicación aparente.

Las interpretaciones entran dentro de los cánones exigibles a artistas de la talla de Fassbender, J.K. Simmons o Rebecca Ferguson. También tenemos por ahí a un irreconocible y demacrado Val Kilmer que parece que intenta volver a los ruedos y, aunque quizás esta no haya sido la mejor elección, por algo hay que empezar. Deseemosle suerte.

Y poco más tengo que añadir salvo que, para lo que nos cuenta, a la película le sobran unos cuantos minutos. Una verdadera decepción y sentimiento de lo que pudo ser y no fue.

Nota: 5/10

martes, 17 de octubre de 2017

"THE FLASH": Repaso a la tercera temporada



Ahora que se acaba de estrenar en USA la cuarta temporada de The Flash, y mientras esperamos a su estreno en España, me parece un buen momento para darle un repaso a la tercera temporada de la serie, una temporada que ha supuesto un pequeño punto de inflexión en el estilo del show.

The Flash se convirtió ya desde su primera temporada en la serie estrella del universo DC en televisión, superando a la primera y veterana Arrow. La serie contaba con un estilo más desenfadado y luminoso y con un protagonista que, a pesar de contar con sus propios problemas, no resultaba tan oscuro y atormentado como Flecha Verde.

Sin embargo en esta temporada las tornas han girado y tras el impactante final de la segunda temporada, la tercera temporada de Flash resulta mucho más oscura y dramática que sus predecesoras, lo que le ha hecho perder, por momentos, parte de su mayor encanto. Además, ya empieza a caer en la tendencia de Arrow de incorporar a un montón de superhéroes como acompañantes del protagonista que hacen que Flash pierda cierta cuota de protagonismo. El crecimiento de personajes como Kid Flash o Killer Frost y la irrupción de Jessy Quick, copa buena parte de las tramas. Vale que son parte importante de los cómics, pero corren el riesgo de saturar, sobre todo cuando la mayoría, al igual que los villanos más importantes, son velocistas. 
También ha evolucionado y cobrado bastante protagonismo el personaje de Iris, y menos mal, porque en las temporadas anteriores era un personaje bastante plano.



Los profundos cambios que los personajes de la serie sufren por culpa de la manipulación del pasado por parte de Barry, harán que la serie resulte un poco menos alegre de lo que estabamos acostumbrados, contando con un ambiente general mucho más dramático. Además, los continuos saltos temporales, la creación de realidades paralelas y los movimientos entre los diferentes mundos que conforman el multiverso, han hecho que la trama sea un poco más confusa de lo habitual. 

Aún así, sigue siendo una serie magnífica y la más importante actualmente de conocido como Arrowverso.

Los grandes momentos de la temporada han sido, sin lugar a dudas, los crossovers con las otras series de DC, especialmente el que unía las cuatro series (Arrow, Supergirl, The Flash y Legends of tomorrow) aunque el crossover con Supergirl, que además era un capítulo musical, tampoco ha estado nada mal. Ya se han confirmado más crossovers para la cuarta temporada así que los fans estamos de suerte.


El final de temporada también nos trajo cambios importantes, por lo que está por ver qué nuevas sorpresas nos deparará la serie, lo cual es una buena señal pues es indicio de que no se estanca y de que sigue evolucionando.


sábado, 14 de octubre de 2017

"BLADE RUNNER 2049": Crítica de cine en pocas palabras



Si ayer predecía que muchos me colgarían del palo más alto por mi opinión sobre Blade Runner, cuando hoy lean, si es que siguen leyéndome, que Blade Runner 2049 me ha gustado más y me ha parecido mejor película que su predecesora, querran quemarme en la hoguera directamente.

Porque si Blade Runner, en la revisión que le he dado hace unos días, me pareció aburrida y tirando a simple, su continuación me ha encantado y me ha parecido de lo mejor que he visto en lo que va de año. A casi todos los niveles.

Sin duda era una opción arriesgada no apta para cobardes. Tocar un clásico como Blade Runner, amada e idolatrada por el grueso de los aficcionados al cine, podría encumbrar al director que osase meterle mano o soterrarlo bajo una montaña de críticas de donde, quizás, no conseguiría salir nunca.

Por suerte, el encargado de tan titánica tarea ha demostrado que de esto de hacer cine y dirigir sabe un rato. Lo demostró con la excepcional La Llegada, cinta que debería haberse llevado de calle los premios principales en la gala de los Oscar de este año. Pero es que ya lo había hecho antes con la magnífica Sicario y la recomendable Prisioneros. Curriculum no le falta.

Desde el primer momento Blade Runner 2049 deja claro al espectador que, en lo que al apartado visual se refiere, está a punto de ver un auténtico espectáculo, que se ve además reforzado por un trabajo de montaje y edición de sonido de traca. Atentos a estas categorías a lo largo de la próxima temporada de premios.

Pero más allá de eso Villeneuve utiliza esas casi tres horas de metraje para contarnos una historia magnífica, mucho más profunda y plagada de detalles de lo que hizo Ridley Scott en la primera película. La historia de un hombre/máquina en busca de su identidad, de su lugar en el mundo; el replicante que ejerce de Blade Runner convertido en un paria en un mundo en el que, los humanos le desprecian por no ser uno de ellos y los suyos le temen y le odian por darles caza. En esta ocasión el director sí aprovecha la oportunidad para plantear las cuestiones éticas y morales que se echaban de menos en la primera parte. El valor de la vida de las máquinas con conciencia y sentimientos, sus derechos, sus inquietudes... mucha tela que cortar.

Para más inri, Villeneuve es sumamente respetuoso con el original, manteniendo sus cánones de estética y continuidad a la historia pero sin dejar de imprimirle su propio y personal estilo. Y no solo en el aspecto visual pues la banda sonora mantiene fielmente el espiritu de la que Vangelis compuso para el primer film. Chapeu Monsieur Denis.

Además, para redondear el trabajo, contamos con un reparto de auténtico lujo, en el que aparte de recuperar a los protagonistas de la primera entrega, se le suman algunos de los actores más en forma del momento como es Ryan Gosling o Jared Leto y otros artistas de la talla de Robin Wright, Ana de Armas o Dave Batista.

Nos encontramos ante una de las grandes películas de este año y que, sin duda, estará muy presente en las galas de premios en un futuro no muy lejano.

Con todo, la película no es perfecta ni mucho menos. Hay momentos en los que la falta de ritmo y el exceso de metraje le pesan, pero sabe recobrar el rumbo enseguida sin llegar a aburrir en ningún momento.

Lo mejor: Su vocación de espectáculo audiovisual, siempre respetando al clásico de los ochenta. Ana de Armas. Profundiza allí donde Blade Runner no lo hacía. El magnífico trabajo de fotografía y producción artística. Tiene planos que se quedan en la retina.

Lo peor: Por momentos pierde el ritmo y esto sumado a su larga duración puede hacer que alguno pegue alguna cabezadita.

Nota: 8/10

La frase: " A veces, para amar de verdad a alguien, tienes que ser un extraño"


Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1856101/


"BLADE RUNNER": Microcrítica


Soy consciente de que muchos me crucificarán por lo que voy a decir, pero he de ser sicero: vista ahora, con el paso del tiempo, Blade Runner no me ha parecido tan buena como la recordaba y, desde luego, no tan buena como todo el mundo dice.

El tiempo la ha convertido en un film de culto, representante del estilo cyberpunk que se puso tan de moda en los años ochenta del Siglo XX. Su influencia ha perdurado a lo largo de los años y hemos podido ver cómo otras obras la tomaban como referencia para contar sus propias historias. Películas como El Quinto elemento, Matrix o la reciente Ghost In The Shell beben claramente de Blade Runner en muchos aspéctos. Sobre todo en la estética. Con ella queda claro, una vez más que Ridley Scott era todo un visionario y que su percepción de la ciencia ficción iba un poco más allá que la del resto de cineastas.

Pero lo cierto es que, descontando su innegable sentido de la estética y su impresionante trabajo artístico, la trama de la película me ha resultado a día de hoy bastante simple y tirando a aburrida. Si, ya sé que hay que tener en cuenta el año en el que se rodó y la innovación que ello suponía en muchos sentidos. Temas como la inteligencia artificial, las máquinas autosuficientes o con conciencia y sentimientos todavía no se habían explotado demasiado.

Sin embargo, creo que la película pasa muy de puntillas sobre esos temas, que personalmente me resultan lo más interesante del argumento.

Tampoco podemos olvidar el reparto de lujo con el que cuenta y algunas de las escenas o diálogos que han pasado a la historia del cine, pero más allá de eso, la película no me ha llenado.

Nota: 6/10

jueves, 28 de septiembre de 2017

"IT (ESO)": Crítica de cine en pocas palabras



Stephen King es, sin duda, uno de los más prolíficos novelistas modernos. Y aunque su extensa obra toca todo tipo de géneros, es en el terror donde el escritor de Maine destaca y por el que ha conseguido más reconocimiento. Es, además, también uno de los escritores que ha visto más obras suyas adaptadas a la gran pantalla y a la televisión desde hace ya varias décadas.

Ahora que la capacidad de Hollywood para contar historias nuevas está bajo mínimos, la obra de King se ha vuelto a poner de moda y podemos encontrarnos con varias obras suyas adaptadas en cine y televisión. Es el caso de La Torre Oscura, La Niebla, El juego de Gerald o It (Eso) que es la que hoy me ocupa.

It (Eso) es una de las obras más famosas y queridas de Stephen King. De hecho, como la mayoría sabréis ya contó con una adaptación televisiva en formato de miniserie en el año 1990, que a España llegó al formato doméstico directamente en VHS como si de una película de algo más de tres horas de duración se tratara. Dicha película está considerada ya como una obra de culto por mucha gente a pesar de que, vista ahora con el paso de los años, su calidad tanto técnica como artística sea bastante cuestionable. 
Sea como fuere, el Pennywise de Tim Curry pasó a formar parte del Olimpo de monstruos cinematográficos que nos aterrorizan en nuestras pesadillas como Freddy Krueger, Jason, Alien y otros muchos.

Pero It (Eso) es también una de las novelas más extensas de King, ya que la historia abarca dos etapas diferentes de la vida de los protagonistas: la adolescencia y la edad adulta, lo que hace que cualquier adaptación sea, por fuerza, larga y deba dejar de lado muchos aspectos de la novela. Algo que pasaba en la adaptación del año noventa. 
Desde mi punto de vista, uno de los grandes aciertos de esta nueva adaptación radica en que sus responsables han sido inteligentes y han decido adaptar solo una parte de la novela, la que corresponde a la adolescencia de los protagonistas, y dejar la segunda parte para una futura secuela (ya anunciada para 2019), algo que permite a director y guionistas centrarse más en los detalles y ahondar en la personalidad los personajes, explotar sus temores, aquellos miedos de los que se alimenta su terrible enemigo, un ser ancestral, desconocido, que adopta la forma de un terrorífico payaso llamado Pennywise.

El hecho de que los protagonistas sean niños en la frontera de la adolescencia, hace que la película tenga un cierto aire de aventura juvenil que la hace algo menos terrorífica de lo que me gustaría, incluyendo en determinados momentos alivios cómicos para dar un respiro al espectador y rebajar la tensión. Espero que esto se lo ahorren en la segunda parte y nos den tensión y terror de principio a fin. 
Aún así, el director Andrés Muschietti (responsable de Mamá) y el guionista Cary Fukunaga (que iba también a dirigir en un principio) no se han cortado demasiado y no faltan algunos buenos sustos, sangre y escenas bastante perturbadoras. La ambientación de la cinta es magnífica en todas sus parcelas; banda sonora, fotografía, dirección artística y efectos especiales van de la mano para ofrecernos un producto con un acabado de lujo, algo que se echa en falta en el cine de terror actual en líneas generales.

En cuanto a la parcela artística, salvo algún que otro secundario y alguno de los protagonistas principales, los chavales cumplen con creces, especialmente la única chica del grupo, Sophia Lillis, una magnífica actriz que, a pesar de su corta edad, es ya toda una veterana en el género del terror y que se come la cámara en cada plano en el que aparece. Habrá que seguirle la pista.

En resumen, una cinta de terror de lo más recomendable que se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores y más taquilleros films del año.

Lo mejor: Lo perturbador de algunas secuencias. Sophia Lillis. La gran calidad de la película en todos sus apartados. Bill Skarsgård, como Pennywise

Lo peor: Que no se hayan atrevido a ir más allá evitando los alivios cómicos e incluyendo algunos de los pasajes más escabrosos del libro. El toque de aventura juvenil rebaja el nivel de terror. Alguno de los secundarios desentonan en el conjunto.

Nota: 8/10

La frase: "Aquí abajo todos flotan"

 


Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1396484/



martes, 26 de septiembre de 2017

"ES POR TU BIEN": Microcrítica


Mucho talento y carisma tirado por la borda es lo que podemos encontrarnos en el film que hoy me ocupa. Es por tu bien es una comedia española que de comedia tiene bien poco. Es un film insulso y sin contenido, completamente previsible que no solo no ha conseguido arrancarme ni media sonrisa, sino que incluso por momentos me ha dado más bien pena y un poco de vergüenza ajena, a la vez que algo de incredulidad por ver a una terna de actores de tan buen nivel rebajarse a caer en un producto así. En fin, supongo que poderoso caballero es don dinero.

Y aunque es cierto que tanto José Coronado como Javier Cámara y Roberto Álamo salen airosos gracias a sus interpretaciones, hay que decir que son lo único aceptable de un film que llega a aburrir a pesar de su corta duración (apenas una hora y media).

El resto de interpretes quedan en un segundo plano que se acerca peligrosamente a ser algo testimonial, lo que creo que puede ser uno de los grandes errores del film más allá de su falta de chispa e ingenio para hacer reír.

Resumiendo, una completa decepción. No es que esperara reírme de principio a fin ni un guión digno de un Goya, pero desde luego es un producto que se queda muy por debajo de lo esperado.

Nota: 3/10

martes, 12 de septiembre de 2017

MADRES FORZOSAS": Repaso a la segunda temporada




La verdad es que me sorprendí bastante cuando se anunció que renovaban Madres Forzosas para una segunda temporada, porque la calidad de la primera dejaba bastante que desear. Pero bueno, será que tiene su público y a Netflix le compensa.

Esta segunda temporada no aporta nada nuevo ni mejora en ningún aspecto a la anterior. Es más, es aún peor. Las interpretaciones de los niños no han crecido en absoluto y los guiones son bastante pobres en líneas generales.

No contentos con eso, han hecho del personaje de Fernando, interpretado por Juan Pablo Di Pace, un personaje regular. En la primera temporada era moderadamente tolerable porque era un secundario recurrente, pero ahora con un papel regular es completamente insufrible. Creo que las gracias de los latinos engreídos ya han pasado de moda (curiosamente me produce la misma sensación el personaje de Benjamin Bratt en Modern Family, aunque aparece muy pocas veces en la serie)



Las tramas amorosas de los adultos cansan por repetitivas y predecibles, aunque reconozco que algún momento gracioso se le escapa al tándem  Jodie Sweeting-Adam Hagenbuch

Una vez más, el gran atractivo de la serie radica en su factor nostalgia que eleva su interés en los contados capítulos en los que hacen aparición los personajes de Padres Forzosos. Aún así, como ya sucedía en la primera temporada, sus apariciones se ven generalmente forzadas y metidas con calzador.


Una vez más las gemelas Olsen se han quedado fuera aunque, seamos sinceros, tampoco se las echa de menos.

En fin, que como ya comenté en el repaso que hice de la primera temporada, la serie se aguanta medianamente bien porque son pocos capítulos (trece de nuevo) y porque es una delicia ver a Jodie Sweeting en acción.


Increíblemente, Netflix sigue confiando en la serie y el próximo 22 de septiembre estará disponible la tercera temporada de la serie que, parece ser, en esta ocasión contará con ¡dieciocho episodios!

Esperemos que esta nueva temporada mejore lo presente aunque, visto los precedentes, tengo mis serias dudas. Aún así acabaré viéndola. Lo sé. Masoquista que es uno...